Conversaciones de Arcilla

 

Conversando con un amigo recordamos aquellos tiempos en que las teteras yixing captaban toda nuestra fascinación: esas piezas de arte manufacturadas de forma esotérica las cuales servían para usarse únicamente con un solo tipo de té. El ensueño del momento nos llevó a desear no una, sino miles de teteras para ir a la par con los infinitos de tipos de té que existen. Después de un tiempo, el idilio tetero se pasa y uno termina regresando a la realidad. -¿Aun te fascinan como antes?- Me preguntó mi amigo quién es un sazonado veterano bebedor de té. Con una mueca le dejé entender que no.

img_8871

Son hermosas, embellecen nuestras sesiones de té y de alguna manera hacen el trabajo de preparar el té mucho más fácil, pero, ¿realmente mejoran la calidad de la bebida? Mi amigo ha vivido varias temporadas en Hong Kong durante los últimos años y ha estado en contacto con algunas tiendas que se especializan en adquirir y revender teteras, tanto nuevas como usadas, por otro lado yo he vivido en el continente Americano y sólo he tenido acceso a lo que Asia decide exportar o a regalos de queridos amigos que viven en China, aun así fue entretenido hacer cuadros comparativos entre su experiencia y la mía encontrando que ambos habíamos llegado a una conclusión similar: ya no somos grandes fans de las teteras yixing.


Comencemos aclarando que las teteras yixing que encontramos hoy en día no son iguales a las manufacturadas hace unos veinte o treinta años atrás. La fiebre del té en América dio pie a que los oportunistas hicieran versiones de teteras de calidad inferior y las vendiesen a altos precios, haciendo que la experiencia con respecto a las yixings sea malentendida o a lo sumo un producto de la sugestión de aquél que cree haber comprado algo hecho por un real Maestro alfarero. El tiempo y la experiencia enseñan a diferenciar una verdadera yixing de una falsa, así como a notar con mucha mas claridad el efecto que las piezas verdaderas tienen sobre el té. Muchos coleccionistas tienen en su posesión placeres culposos: teteras que son falsas, producidas en masa, deformes, sin firma aparente de algún maestro o compañía de buena reputación, hechas con arcilla de calidad inferior o aquellos modelos de 50 ml o menos que apretujan las hojas conforme se van expandiendo y no permiten que el té se muestre en todo su esplendor.


Lo que atrae a muchas personas al mundo de las teteras yixing, aparte de sus diseños, texturas y colores, es la promesa de que cada vez que se haga té dentro de una de estas piezas, los poros de la arcilla retendrán los mejores sabores y aromas del té que se prepara, esto da vida a dos mitos: se dice que después de muchos años de uso la tetera debería hacer té con sólo agregarle agua, y que cualquier té preparado en una yixing debe convertirse en un elixir de los Dioses Chinos. Podemos preguntarnos: si la tetera retiene los aromas y sabores “buenos”, ¿porqué no retiene también los “malos”? Mi maestra del té solía reírse de todos los escritos que glorificaban a las teteras yixing las cuales raras veces estaban presentes en nuestras sesiones.

 

– “Las teteras yixing deberían verse en el mundo Occidental como los filtros de pasteur. No están hechas para convertir al té en algo mágico. ¡Están hechas para purificarlo!”.

 

Su lógica tiene bastante sentido para mi, después de todo algunos filtros de agua llevan en su interior una especie de carbón poroso que purifica el agua. Por otro lado no creo que las teteras tengan memoria infinita, de ser así una de las mías que actualmente utilizo para oolongs rostizados debería tener trazas del puerh que preparé en ella cuando estaba nueva. Cuando las teteras son “jóvenes” perdonan bastante que se experimente con varios tipos de té hasta dar con aquél que más nos guste, aquellas que ya se encuentran sazonadas por años de uso necesitarían un tratamiento antes de poder ser utilizadas con otro tipo de té, cosa que usualmente deben hacer las personas que compran teteras usadas y no saben qué diablos se preparaba antes en su interior. La memoria de las teteras yixing es un poco más inmediata, lo que prepares hoy probablemente sea influenciado por las últimas dos infusiones anteriores y no por una ocurrida meses o años atrás, aunque el continúo uso con cierto tipo de té forjará el carácter definitivo de la tetera en cuestión.


Antes de preparar un té nuevo en una yixing, tiendo a recurrir primero al gaiwan para determinar que tanto impacto produce la arcilla en el resultado final, de esta forma me he dado cuenta de que ciertas arcillas tienen su propio sabor y aroma los cuales de alguna manera se amalgaman con el té, pero nunca desaparecen por completo, la textura del té en la boca tampoco es ajena al cambio cuando se trata de las yixing, y aunque he encontrado algunas que hacen tazas bastante buenas, creo que siempre voy a preferir la inigualable neutralidad y suavidad en boca que producen los gaiwans hechos con porcelana China tradicional.



Alain

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s