Dos Obras de Teatro y Una Taza de Té

Fui invitado a una obra de teatro local a la cual también asistirían un par de mis amigos. La sala de teatro era enorme y se encontraba abarrotada de gente, aun así nos las apañamos para conseguir buenos asientos. El telón se levantó y luego de diez minutos me di cuenta de que no iba a ser una buena obra: el guion era incoherente, la voz de los actores a veces parecía perderse en sus propias laringes y la actuación era digna de una obra de preescolar, sólo que con personas adultas. Pude observar como algunos de los actores ponían todo su empeño sobre las tablas dando lo mejor de sí mismos, sin embargo las pobres decisiones del Director llevaban la energía de la obra no al subsuelo sino a lo que sea que le sigue. Después de dos horas de incesantes baches en los diálogos y agujeros negros en el argumento de la trama, finalmente terminó la tortura entre aplausos y vítores de un público que asumo estaba conformado por familiares y allegados de los actores. Salí de la estancia un tanto de mal humor mientras mis amigos charlaban sobre este o aquél detalle de la obra, yo decidí reservarme los comentarios para no ser desagradecido con quién me había invitado. Después de unos minutos comenzaron los ademanes de despedida, yo estaba más que feliz de poder regresar a casa y beber algo de té, hasta que una de las chicas presentes exclamó: -“¡Veamos otra obra!”- Al igual que quienes habían aplaudido al terminar el holocausto teatral que acabábamos de presenciar, no tuve corazón para matar la energía del grupo, así que accedí a pisar un segundo teatro ese día.

img_0471

 

Con té verde frío de Lipton corriéndome por las venas entré a la segunda obra, el espacio era reducido y me percaté de que la sala apenas había llenado un poco menos de la mitad de sus butacas, en este momento pensé: “Aquí vamos de nuevo.” Al levantarse el telón quedé deslumbrado por lo que vi y se me escapó un: “Wow”. La escenografía por si sola era hermosa, los vestuarios impecables, había música y el ambiente se encontraba inundado por aromas dulces de pastelería e incienso, una tenue luz bañaba al escenario y a los actores transportando los sentidos a otra época. Cada uno de los actores se movía al son de la sagrada magia del teatro, sus acciones y sus diálogos se amalgamaban de forma perfecta para dar forma y cuerpo a la historia: tan entretenida que me hizo perder la noción del tiempo. Cuando la obra llegó a su fin mi único arrepentimiento era que esta no hubiese durado un poco más. Me puse en pie y aplaudí hasta que me dolieron las manos, quizás en un intento de devolverles a los actores un poco de la maravillosa energía que ellos nos habían regalado.

destacada-copy-copy

 

Esa misma noche, ya de vuelta a mis tazas y teteras, pensaba que en cierto modo podemos ver estas dos obras reflejadas en algunas de nuestras experiencias con el té. Al igual que la primera obra, algunos tés tienen una base de hojas de calidad decente y sólo necesitan la dirección adecuada por parte de un Maestro para poder convertirse en un buen producto, pero esto no siempre ocurre y entonces obtenemos tés que presentan sabores, aromas y texturas extrañas los cuales terminan deprimiendo nuestra sesión de té. No es culpa de un té si la mano que lo procesa es inexperta o sólo está buscando fines comerciales.

1

Mientras el gaiwan inundaba la habitación con el aroma de un delicioso y dulce té Darjeeling el cual ciertamente era digno de ser comparado con la segunda obra de teatro, pensé en aquellos tés que no solo cuentan con un excelente origen sino que han sido procesados con el debido cariño y respeto que las hojas merecen, convirtiendo nuestras sesiones de té en toda una obra de arte para los sentidos, tal y como debería ser asistir a una buena obra de té-atro.

Alain

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. Amaia says:

    Maravillosa comparación, lindo texto

    Like

    1. Alain Gaskin says:

      Namasté 🙂

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s