Té de calidad inferior

Beber té se supone que debe ser una experiencia agradable, relajante y que traiga paz a nuestra mente y espíritu. ¿Por qué a veces la experiencia puede resultar todo lo contrario? La falta de experiencia, no conocer las hojas de cierta variedad de té lo suficiente para saber cómo tratarlas o la selección errónea de instrumentos a utilizar pueden convertir una sesión en un total desastre. Existe otra variable que no depende de nosotros y esa es cuando las hojas son de calidad inferior.

1

Algunas personas siempre se apresuran a culpar a quién prepara el té, como si las hojas de calidad inferior fuesen un mito urbano, pero la verdad es que existen y tristemente abundan en el mercado, listas para caer en las manos de los más inexpertos y trastocar sus experiencias (muchas veces la primera dentro del mundo del té). El mercado obedece a una regla inmutable: donde sea que se ofrezca algún producto de buena calidad y que tenga demanda, siempre habrá aquellos que deseen imitarlo para tener alguna ganancia, usualmente ofreciendo un servicio de calidad inferior; el té no es la excepción a esta regla.

2

Existen vendedores que ofrecen té de calidad inferior  y lo promocionan con nombres exóticos como: “Imperial”, “Supremo” o “Larga Vida”, el consumidor inexperto se deja llevar por las historias las cuales probablemente son producto de la imaginación del vendedor y termina llevando a casa algo que seguramente será un “Supremo Desastre Imperial”. Algunos de mis amigos que viven en Asia y tienen sus propias compañías de té me han contado que existen tiendas que permiten al cliente probar el té antes de llevarlo a casa, los dependientes de estas tiendas son muy eficientes en hacer probar al cliente la mayor cantidad de té posible para confundir al paladar, cada té tiene una historia más fantasiosa que el anterior sobre la procedencia y elaboración de las hojas, conforme las historias se complican también lo hace el precio, al final el consumidor termina siendo víctima de la sugestión y termina haciendo una compra con la lógica; lo más costoso debe ser lo mejor.

5El peligro de adquirir un té de calidad inferior no se limita solamente a tiendas con empleados vivarachos, también existe en el internet y las compras online. Algunos websites, los cuales no nombraré para evitar polémicas, tienden a hacer afirmaciones sobre sus productos tan acertadas como lo es que la luna está hecha de queso roquefort. Todo esto hace que suene muy difícil la adquisición de un buen té, sin embargo no es imposible teniendo en mente ciertas cosas.

No siempre le hagas caso al vendedor.

Déjate guiar por tu instinto, observa y siéntete cómodo con lo que vas a comprar en lugar de dejarte llevar por las historias fantásticas, después de todo una historia bonita no garantiza que el té será una maravilla en la taza. Si existe alguna manera de que pruebes el producto antes de comprarlo y este es de tu agrado no dudes entonces en adquirirlo.

El té más costoso no siempre es el mejor.

He probado té costoso que sabe a diablos y también té de un costo justo que va perfectamente con mi paladar. Aquí entran en juego también los gustos personales, no todos los tés van a ser de tu agrado así que no debes sentirte mal si te ofrecen algún Puerh vintage que simplemente no va con tu paladar.

9

Si suena muy bueno para ser verdad…

Existen ofertas que a veces encienden una luz roja de alarma en mi cabeza como; Puerh del año 2012 – cosecha limitada proveniente de árboles con más de 600 años –300 unidades en stock. Árboles tan viejos produciendo 300 unidades de tortas de té para ser vendidas online al público general es ciertamente algo que huele raro.

Si ya lo compraste, encuentra maneras de beberlo.

El té de calidad inferior no es necesariamente malo, pero si lo analizamos taza a taza será como una película a la que de 10 puntos le damos 8, sabremos en nuestro paladar que algo falta o que alguna parte de la trama quedó inconclusa. Una vez que hemos adquirido estos tipos de té y ya no hay nada que hacer, podemos utilizarlos para beber por las mañanas o en esos momentos en los que no poseemos todo el tiempo del mundo para hacer una larga sesión al estilo Gongfu cha.

8

Blends.

Muchas personas van a odiarme por esto. Personalmente no soy partidario de agregar cosas al té, ni flores, ni chispas de chocolate o aroma de caramelo, salvo en casos muy concretos como el Earl Grey que tradicionalmente contiene aceite de bergamota, este es un blend que puedo disfrutar siempre y cuando la esencia del aceite no se asemeje a un desinfectante para limpiar pisos (si no me cree pruebe el de Teavana). No tengo nada en contra de las personas que disfrutan los blends, simplemente ten en mente que no debes pagar precios exorbitantes por estos tipos de té.

Desde el más allá.

Existen tés en el mercado que para poder beberlos se debe tener una tabla ouija; me refiero a aquellos que fueron pobremente procesados o mal almacenados y su alma se encuentra en un inframundo inaccesible. En algunas ocasiones estos tés suelen tener apariencia u olores extraños, en otras nunca verás su maldad venir hasta que te lleves la taza a la boca. Recientemente probé un “oolong” que sabía cómo si le hubiesen prendido fuego a un limón y luego lo hubiesen marinado en cenizas de cigarro. La experiencia te hará distinguir entre un té realmente malo y uno que simplemente no va a ser del agrado de tu paladar. Lamentablemente una vez que has adquirido un té del más allá sólo queda una cosa por hacer; tirarlo al cementerio de la basura.

Alain

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s